Blog

HomeBlogEL OXIGENO HIPERBÁRICO Y EL ALZHIMER

EL OXIGENO HIPERBÁRICO Y EL ALZHIMER

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica que destruye lentamente las células cerebrales y eventualmente es fatal. Causa problemas con la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Actualmente no hay cura para la enfermedad, actualmente muchos médicos tratan los síntomas con una variedad de medicamentos para prevenir la descomposición de la acetilcolina y regular la actividad del glutamato.

El Alzheimer es la forma más común de demencia, un término general para la pérdida de memoria y otras habilidades cognitivas lo suficientemente graves como para interferir con la vida cotidiana. La enfermedad de Alzheimer representa entre el 60 y el 80 por ciento de los casos de demencia.

El Alzheimer no es una parte normal del envejecimiento. El mayor factor de riesgo conocido es el aumento de la edad, y la mayoría de las personas con Alzheimer tienen 65 años o más. Pero el Alzheimer no es solo una enfermedad de la vejez. Un gran número de españoles menores de 65 años tienen la enfermedad de Alzheimer de inicio más joven (también conocida como Alzheimer de inicio temprano).

El Alzheimer empeora con el tiempo. Es una enfermedad progresiva, donde los síntomas de la demencia gradualmente empeoran durante varios años. En sus etapas iniciales, la pérdida de memoria es leve, pero con el Alzheimer en etapa avanzada, las personas pierden la capacidad de mantener una conversación y responder a su entorno. La enfermedad de Alzheimer es una de las diez causantes de muerte en España. Las personas con viven un promedio de ocho años después de que sus síntomas se hacen notar a otros, pero la supervivencia puede variar de cuatro a 20 años, dependiendo de la edad y otras condiciones de salud.

El Alzheimer no tiene una cura actual, pero los tratamientos para los síntomas están disponibles y la investigación continúa. Aunque los tratamientos actuales no pueden detener el avance de la enfermedad, pueden retrasar temporalmente el empeoramiento de los síntomas de la demencia y mejorar la calidad de vida de las personas y de sus cuidadores. Hoy en día, se está realizando un esfuerzo mundial para encontrar mejores formas de tratar la enfermedad, retrasarla y prevenir su desarrollo.

Una de las terapias que cada día aumenta su auge es la del oxígeno hiperbárico, ya que puede retrasar el progreso de la enfermedad. En un estudio realizado por el neurólogo Constantino Ladecola, descubrió que el Alzheimer está relacionado con un flujo sanguíneo pobre en el cerebro. Los pacientes en contacto con el oxígeno hiperbárico reciben un 2000% más de oxígeno durante su tratamiento en comparación con el 21% a nivel del mar. Cuando el cuerpo está bajo presión en un ambiente oxigenado, los tejidos y los líquidos están saturados con oxígeno, esto permite que el oxígeno llegue a lugares en el cerebro, de lo contrario no lo haría.

Las imágenes cerebrales se pueden realizar antes y después de un ciclo (20-40 tratamientos) de oxígeno hiperbárico para mostrar el aumento del flujo sanguíneo en el cerebro. Este aumento del flujo sanguíneo impide que las células del cerebro se destruyan de la enfermedad, lo que ralentiza la progresión.

El oxígeno hiperbárico ayuda a la Neurogénesis que es el crecimiento de nuevas células cerebrales y actúa como antinflamatorio.

La inflación es un sello distintivo del Alzheimer y juega un papel muy importante en daño causado por esta enfermedad. Durante décadas, se han sabido que los medicamentos antinflamatorios no esteroides (aspirina, acetaminofén, ibuprofeno) reducen la gravedad de esta enfermedad. Los estudios de investigación sobre el trauma cerebral han encontrado que la inflación se puede reducir y controlar aún más mediante el uso del oxígeno hiperbárico, ya que su uso ayuda a reducir el daño y la inflamación observado en el Alzheimer.

El uso de oxigeno hiperbárico para enfermedades neurológicas es una aplicación experimental relativamente nueva. Durante décadas, la comunidad médica ha estado   excesivamente preocupada por la producción de radicales de oxigeno debido al oxigeno hiperbárico, en la actualidad se sabe  que el aumento de enzimas que combaten los radicales de oxigeno compensa más que el oxígeno adicional en el cuerpo. La mayor parte del trabajo en el Alzheimer se ha centrado en aumentar el flujo de sangre al cerebro, controlar la inflamación, eliminar las placas de amiloide del cerebro y preservar la función cerebral de las personas afectadas. Una evolución en la forma en que los investigadores piensan sobre el Alzhéimer está produciendo un cambio importante en el tratamiento de esta enfermedad. La observación de que el oxígeno hiperbárico puede tener un efecto regenerativo en el cerebro, restaurar el suministro de sangre, disminuir la inflamación, y aumentar la actividad de los radicales anti-oxígeno es un caso convincente para el uso de oxigeno hiperbárico en pacientes con esta enfermedad.

Esta puede ser una terapia efectiva para detener los estragos del Alzheimer  y ayudar a revertir el daño, esperando que el oxígeno ayude a ralentizar la progresión de la enfermedad.

¡Recuerde, el oxígeno hiperbárico aumenta nuestras propias células madre por un factor de 8 (800%)!

La terapia de oxígeno hiperbárico  está respirando oxígeno al 100% mientras está bajo presión atmosférica aumentada. Cualquier duda comuníquese con nuestro equipo especializado en REVITACELL CLINIC y concerté su primera cita.

Written by

The author didnt add any Information to his profile yet

One Comment Published

[…] Se han informado bajos niveles de omega-3 en personas con trastornos psiquiátricos. La suplementación con ácidos grasos omega-3 también puede disminuir el comportamiento violento y ayudan a combatir el declive mental relacionado con la edad y la enfermedad de Alzheimer. […]

Leave a Comment