Tag : cámara hiperbarica

HomePosts Tagged "cámara hiperbarica"

Cómo acelerar el proceso de cicatrización sin riesgo de infecciones

La cicatrización es un proceso vital en el cuerpo humano. Es el proceso natural por el cual los tejidos vivos reparan sus heridas. Puede ser en el exterior del cuerpo (un corte o una herida) o puede producirse en el interior (rotura fibrilar).

Dependiendo de la operación, el proceso de recuperación puede llegar a ser muy lento y molesto.

Hablamos del proceso de cicatrización, que se divide en tres fases: inflamatoria, proliferativa y de maduración. En cualquiera de ellas la oxigenación desempeña un papel fundamental, acelerando la reparación de esos tejidos.

Suministrar oxígeno a los tejidos dañados logra acelerar el proceso de cicatrización en gran medida. Uno de los motivos es porque los tejidos lesionados tienen muy poca presión de oxígeno y por ello el proceso de curación es lento y susceptible a contraer infecciones. Por tanto, cuanto más oxigenemos la zona de la lesión, más rápido cicatrizará.

¿Cómo podemos oxigenarnos?

Mediante la cámara hiperbárica que tenemos en nuestro centro de Madrid. Es de las mas grandes y eficaces de España.

La medicina hiperbárica es un tratamiento NO INVASIVO que consiste en respirar oxígeno 100% puro a una determinada presión atmosférica. Concretamente a partir de 1.8 atmósferas de presión, ya que menos de esto ese oxigeno no tiene valor para esa regeneración.

La oxigenación hiperbárica consigue aumentar la formación de vasos sanguíneos nuevos, el proceso de curación de tejidos y la síntesis de colágeno que aporta elasticidad. Estos tres efectos logran acelerar el proceso de cicatrización de forma segura.

Además el oxígeno favorece la eficiencia de los glóbulos blancos que ayudan a controlar y evitar las posibles infecciones.

Si quieres saber más sobre este tratamiento, pincha aquí: http://revitacellclinic.com/cicatrizacion-heridas/

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/ba/Diagrama_de_saturación_de_ox%C3%ADgeno_según_la_fuente_de_tratamiento.png

La oxigenoterapia hiperbárica solo es eficaz entre 2.3 y 3 atmósferas de Presión

La medicina hiperbárica tiene numerosos beneficios para la salud abordando infinidad de patologías como lesiones deportivas, cicatrización de heridas, pie diabético antiaging entre otros. Pero no todos los tratamientos que se ofrecen hoy en día son seguros y efectivos, por lo que debemos asegurarnos que tanto el servicio como la tecnología aplicada son adecuados.

Recordemos que la oxigenoterapia hiperbárica es una modalidad terapéutica que se fundamenta en la obtención de presiones parciales de oxígeno. Respirarando oxigeno puro al 100% en el interior de una cámara de presión superior a la atmosférica habitual (1ATA).

Para que esta terapia comience a ser efectiva, la FDA, Agencia de Alimentos y Medicamentos de EEUU, solo certifica cámaras hiperbáricas que alcancen como mínimo una presión igual o superior a 1.4 ATA. Pero para obtener unos resultados verdaderamente óptimos la presión terapéutica debe ser entre 2.3ATA a 3ATA, ya que con dicha presión se obtiene la máxima oxigenación plasmática con su consecuente gran efecto terapéutico para los tejidos.

Otro dato a tener muy en cuenta es la presencia y prescripción por parte de la figura de un médico especialista en esta técnica, y por tanto debe haber adquirido el Título de Especialista Universitario y/o Máster en Medicina Subacuática e Hiperbárica con entrenamiento en Cuidados Intensivos y Reanimación.

Con las adaptaciones específicas, prácticamente se puede aplicar en el interior de la cámara hiperbárica los mismos cuidados que se aplicarían en una Unidad de Cuidados Intensivos. Generalmente el Servicio de Medicina Hiperbárica está asociado en el Hospital, a los servicios de Cuidados Intensivos, de Anestesia y Reanimación.

Los equipos que de forma errónea se autodenominan Cámaras Hiperbáricas, o definidos en inglés como “Soft Chambers”, alcanzan un nivel de saturación de O2 en el organismo de sólo un 26% contra un 230% de Cámaras Hiperbáricas rígidas a 2.3 ATAs como la de Revitacellclinic.

Además, según la normativa de Estados Unidos aceptada internacionalmente, como la National Fire Protection Agency (NFPA) 99-11, o la American Society of Mechanical Engineers, Pressure Vessels for Human Occupancy (“ASME PVHO-1”), estas cámaras no cumplen con las mismas al no tener los elementos de seguridad mínimos para equipos sometidos a alta presión y atmósferas inflamables, pudiendo producir perjuicios para pacientes y personal afectado.

Por tanto, las presiones que no superen las 1.4 ATA no pueden considerarse oxigenación hiperbárica. El principal motivo es porque no es aceptado ni certificado por la FDA y porque no logran los efectos terapéuticos deseados. No lo puede considerar medicina hiperbárica

Existen varios institutos internacionales que han buscado regular de forma consensuada la aplicación del Oxigeno HiperBárico: en Europa, el European Commitee for Hyperbaric Medicine (ECHM), European Underwatter and Baromedical Society (EUBS); en España, el Comité Coordinador de Centros de Medicina Hiperbárica (CCCMH); En EE. UU., la Sociedad Médica Subacuática e Hiperbárica (UHMS), y son los que establecen y regulan en su Comité de estudios y seguimiento, el reconocimiento y efectividad de la Medicina Hiperbárica en numerosas patologías.

Datos obtenidos de:

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/ba/Diagrama_de_saturación_de_ox%C3%ADgeno_según_la_fuente_de_tratamiento.png https://es.wikipedia.org/wiki/Medicina_hiperbárica#cite_note-56  http://www.cccmh.com/BasesOHB.htm

280h-1-lesiones_musculares

Lesiones musculares en el deporte

Las lesiones musculares son muy temidas entre los deportistas. No solo son las más frecuentes sino que muchas veces también son las más difíciles de recuperar. Muchos son los deportistas que tras sufrir una rotura fibrilar por ejemplo vuelven a lesionarse. Las recaídas en las lesiones musculares son bastante frecuentes, ya sea porque no se ha curado bien, porque se vuelva al ejercicio físico antes de tiempo, o simplemente por mala suerte, siempre se siente una especie de miedo cuando vuelven a los terrenos de juego.

Las lesiones musculares se dividen en dos grandes grupos. Primero están las lesiones por acortamiento entre las que destacan la inflamación muscular de efecto retardado (lo que todos llamamos agujetas), contracturas y calambres. Estas lesiones son de carácter leve y normalmente no apartan de la competición durante mucho tiempo. En cambio, las lesiones que se producen por elongación como pueden ser las distensiones, las roturas fibrilares o los desgarros musculares sí que consiguen apartar al deportista de la competición durante un espacio más largo de tiempo.

Ahora viene la pregunta del millón, ¿por qué se producen este tipo de lesiones? Las respuestas a esta pregunta son variadas pero podemos hacer un pequeño listado de los causantes:

  • Gente con lesiones previas
  • Gente con poca flexibilidad (no quiere decir que si eres flexible no te vayas a lesionar nunca)
  • Sobreesfuerzo muscular
  • Ejercicios mal ejecutados

Después de esta pregunta, hay que resolver otra, ¿cómo podemos evitarlas?

  • Entrena correctamente. Esto incluye estirar antes y después del ejercicio, y calentar bien antes de empezar a practicar el deporte.
  • Escucha a tu cuerpo y descansa cuando lo necesites. No hagas sobre esfuerzos que luego puedes pagar.
  • Sigue una alimentación adecuada
  • En caso de que hayas sufrido una lesión, sigue una buena rehabilitación.

Además de estos consejos existen tratamientos para conseguir una buena forma física y que las lesiones musculares no aparezcan con tanta frecuencia. Un buen ejemplo de ello es la crioterapia, un tratamiento en el que el deportista se mete en un habitáculo a unos -85º durante tres minutos que se realiza después de un esfuerzo importante para que los músculos se recuperen mejor y más rápido.

Otro tratamiento recomendado para prevenir y para tratar este tipo de lesiones es la cámara hiperbárica. En el caso de que no sufras lesión alguna, esta cámara hará que tus músculos se refuercen gracias a la oxigenación y al cambio de presión. En el caso de que se produzca una lesión muscular como puede ser una rotura de fibras, el tratamiento hiperbárico consigue acelerar y mejorar la cicatrización del tejido dañado.